ESTUDIOS SOBRE GÉNESIS(1)


Estudio #1


Génesis 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

Desde este Génesis 1:1 hasta Génesis 2:25, veremos la sección titulada: La creación efectuada por Dios. Esta sección la subdividiremos en dos subsección. La primera subsección se titula: El deseo y el propósito de Dios, y comprende desde Génesis 1:1 hasta Génesis 2:3. La segunda succión se titula: El procedimiento que Dios sigue para cumplir Su propósito, y comprende desde Génesis 2:4 hasta Génesis 2:25.

Bueno iniciemos estudiando la primera subsección propuesta, la cual a lo largo de nuestros estudios la subdividiremos en otras subsecciones mas.

¡Comencemos entonces nuestro estudio!

Génesis 1:1 nos habla de la creación original de Dios. Ese es el tema contenido en este solo versículo.

La frase “En el principio” hallada en este versículo uno se refiere al principio del tiempo (comparece Jn. 1:1). El tiempo tuvo su inicio al ser creado el universo y continuará hasta que ocurra el juicio final del gran trono blanco (Ap. 20:11-15). El tiempo existe para que se cumpla el propósito que Dios determinó en la eternidad pasada (Ef. 3:11) con miras a la eternidad futura.

La palabra “creó” en el hebreo es bará que significa crear de la nada, y es diferente de los verbos “hizo” (heb. asáh) en Gn. 2:4 y “formó” (heb. yatsár) en Gn. 2:7. Estos dos verbos hebreos significan usar algo existente para producir algo nuevo, es decir, recrear algo.

La palabra hebrea traducida en este versículo como “Dios” es Elohim que significa el Poderoso. Este nombre hebreo es un sustantivo plural, pero la forma del verbo traducido “creó” denota un sujeto singular. Además, en Gn. 1:26 tanto la forma verbal “hagamos” como el posesivo “nuestra” denotan un sujeto plural al referirse a Dios, mientras que en Gn. 1:27 el posesivo “su” denota un sujeto singular. He aquí las semillas de la Trinidad. Dios es uno (Is. 45:5; 1 Co. 8:4; 1 Ti. 2:5), pero también es tres: el Padre, el Hijo y el Espíritu (Mt. 28:19). El es el Dios Triuno. Fue el Dios Triuno quien efectúo la creación.

Este Dios maravilloso que es tres pero uno a la vez creó “los cielos y la tierra”. La expresión “los cielos y la tierra” era una expresión hebrea que denotaba el universo. Ahora bien, según esta frase en el proceso de la creación original de Dios (no en esta creación actual, la cual es una mera recreación de la primera), El primero creó los tres cielos y los ángeles, luego creó la tierra, y probablemente algunos seres vivos (Job 38:4-7).

El fundamento de la creación es la voluntad y el plan de Dios (Ef. 1:10; Ap. 4:11). Los medios que este Dios maravilloso utilizó para llevar a cabo esta creación según la Biblia fueron: el Hijo de Dios (Col. 1:15-16; He. 1:2b) y la Palabra de Dios (He. 11:3; Jn. 1:1-3), ambas cosas son Cristo (Jn. 1:1, 18; Ap. 19:13).

Génesis 1:2a Pero la tierra se convirtió en desolación y vacío, y las tinieblas estaban sobre la superficie del abismo,

En esta primera parte de Génesis 1:2 hablaremos sobre el juicio y corrupción de la creación original.

En el versículo anterior vimos como el Dios Triuno en el principio del tiempo creó de la nada, de lo que no existia, los tres cielos, primeramente, con los ángeles, luego, en segundo lugar, creó la tierra y probablemente algunos seres vivos preadamicos. Esta creación fue la creación original que Dios efectuó. Sin embargo, acá en esta primera parte de Génesis 1:2, encontramos algunas frases que parecen referirse a la destrucción de la creación original de Dios.

Dios creó la tierra en buen orden (Job 38:4-7; Is. 45:18). Sin embargo, el uso de “pero” y “se convirtió” (heb. hayáh), en esta primera parte de Génesis 1:2, indican que sucedió algo que hizo que la creación original efectuada por Dios se convirtiera en “desolación” (heb. tohu) y “vacío” (heb. bohu). Este cataclismo fue el juicio de Dios efectuado sobre el universo preadámico después que de la rebelión de Satanás. Este juicio fue efectuado sobre Satanás, sobre los ángeles y sobre las criaturas preadámicas que poblaban la tierra original, y también sobre los cielos y la tierra. Véase Is. 14:12-15 y Ez. 28:12-19.

Siempre que las palabras “desolación” y “vació” aparecen juntas en el Antiguo Testamento, denotan el resultado del juicio de Dios (comparece Jer. 4:23; Is. 24:1; 34:11). Las tinieblas que estaban sobre la superficie del abismo son también señal del juicio de Dios (comparece Éx. 10:21-22; Ap. 16:10).

El abismo en este versículo se refiere a las aguas profundas. En la Biblia el agua puede simbolizar la vida (Jn. 4:10, 14; 7:38; Ap. 22:1) o la muerte (Gn. 7:17-24; Éx. 14:21-30; Jn. 3:5; Ro. 6:3). Aquí en este versículo representan la muerte. Como resultado del juicio de Dios sobre el universo preadamíco, toda la tierra estaba cubierta por aguas profundas, lo cual significa que estaba llena de muerte y sujeta a ella.

A esta interpretación de Génesis 1 que hemos planteado se le conoce con el nombre de la teoría de la brecha. Se le llama así porque esta teoría postula que entre Génesis 1:2 y Génesis 1:3 existe una brecha de miles de millones de años. Esta es la interpretación que se ajusta apropiadamente con la revelación contenida en el resto de las Escrituras, y a la vez, es la que mejor armoniza con los descubrimientos científicos. Esta teoría fue postulada por George Hawkins Pember (1837- 1910) en su libro “Earth Earliest's Ages” (Las edades mas remotas de la tierra). G. H. Pember nos dice en dicho libro:

Que en la creación original de Dios. Dios creó a las huestes angelicales en los cielos y en la tierra creó a ser vivientes preadámicos racionales e irracionales. Entre los seres irracionales de esta época se encontraban los dinosaurios. Cuando Satanás suscito su rebelión en los cielos sedujo a varios ángeles, los cuales fueron arrojados del tercer cielo al cielo atmosférico, mientras que Satanás fue arrojado a la tierra original donde comenzó una campaña para engañar y sublevar a los seres preadámicos racionales en contra de Dios. Cuando Dios vio esta anarquía, trajo Su juicio en contra de los ángeles caídos que fueron condenados a permanecer en los aires en donde establecieron su dominio y su posterior organización jerárquicas. En cuanto a las criaturas preadamitas terrestres, la mayoría perecieron por el agua del juicio de Dios. Solo los seres racionales fueron despojados de sus cuerpos físicos y condenados sus espíritus a vivir en el agua.

La teoría de Pember nos muestra que Dios creó una creación original antes de recrear del universo en la cual hoy vivimos.

Existe una diferencia clara entre los ángeles caídos y los demonios (véase 1 Ti. 4:1). Los ángeles caídos yacen en los aires (Mt. 25:41; Ef. 6:12) mientras que los demonios viven en el agua ((Mt. 12:22, 43; Lc. 8:2). Los ángeles caídos gobiernan las naciones pero no se posesionan de las personas, los demonios por ser espíritus incorpóreos si se posesión de las personas buscando tener la sensación física que antes tenían cuando aun poseían sus cuerpos. Cuando el Señor Jesús cruzaba el mar de Galilea para ir a la región de Gadara (Mr. 4:35-5:17) se nos dice que “se levantó entonces una gran tempestad de viento, y las olas irrumpían en la barca”. Los vientos aquí eran controlados por los ángeles caídos mientras que las olas eran controladas por los demonios. Tanto los ángeles caídos como los demonios unieron fuerzas en esta ocasión para que el Hijo de Dios no cruzara el mar de Galilea y liberara al endemoniado que yacía en ese lugar. El hecho que el Señor Jesús halla “reprendido” al viento y al mar en esta ocasión, también es una prueba contundente que El estaba combatiendo en contra de las potestades del aire y en contra de los demonios que viven en el mar, ya que solamente los seres vivos pueden ser reprendidos pero no las fuerzas de la naturaleza por que no poseen vida. Rafael Riggs escritor del libro “Períodos bíblicos” publicado por la editorial Vida, también hace notar esta diferenciación entre lo que son los demonios y los ángeles caídos.

La teoría de Pember da solución a la diferenciación científica de las fechaciones geológica y paleontológica de la tierra. Así mismo, según mi opinión personal, brinda explicaciones contundentes a los fenómenos denominados OVNI´s y ha algunos fenómenos como el Triangulo de las Bermudas entres otros ocurridos en el mar. Los OVNI´s son fenómenos originados por los ángeles caídos en los aires y el Triangulo de las Bermudas por los demonios que yacen bajo en agua.

Los argumentos a favor de esta teoría son:

El uso de bará en Génesis 1:1.
El uso de “se convirtió” de Génesis 1:2a.
El uso de “desolación” y “vació”.

Los argumentos en contra de esta teoría son:

La sintaxis hebrea. Según la misma, el relato no da lugar a un espacio de tiempo o brecha sino a un pausa literaria. Según esto Génesis 1:1 nos formula un relato general de la creación del universo, mientras que a partir de Génesis 1:2 se realiza un relato especifico de la creación del mismo partiendo del momento en que este se encontraba en caos. Este argumento carece de fuerza por los puntos a favor de la teoría de la brecha que ya vimos con anterioridad.

Reacciones:

1 comentarios:

  1. EXCELENTE TRABAJO....ENTENDIBLE PARA TODOS LOS NIVELES Y LO MEJOR SUSTENTADO CON LA PALABRA DE DIOS. SOY UNA MUJER QUE LE GUSTA APRENDER MAS DEL SEÑOR Y COMPARTIR SU PALABRA, SEAN MUY BENDECIDOS. SOY CRISTIANA VIVIENDO EN EL PARAISO DE CANCUN, Q.ROO.

    ResponderEliminar